Relato de lactancia de María

La verdad sobre la lactancia que nunca te dicen o no te imaginas.
Soy mamá primeriza, mi peque actualmente tiene 16 meses y seguimos con lactancia materna a demanda y ahora digo que hasta que ella quiera y deje el pecho de una manera respetuosa. Pero no siempre he pensado así ya que al principio de todo, cuando llegó mi niña, mi experiencia con la lactancia me sobrepasó en varios aspectos. Los primeros días en el Hospital fueron DUROS, por varios factores pero entre ellos, lo fue con darle el pecho, pues no se agarraba bien, yo nunca había hecho eso nunca y me vi desbordada tras muchos intentos. Los profesionales me ayudaron, me dieron consejos para un agarre mejor, me dieron pezoneras (no servían para nada) me dieron un sacaleches y alternamos la jeringa con mi pecho. Hasta que al segundo día de intentos, tuvimos que complementarle con biberón y leche de fórmula porque bajó el 10% máximo requerido. 
Los días posteriores en casa fueron caóticos para mí. Una nueva adaptación de mi vida, unos pechos que me rebosaban leche de continuo y no daba para discos protectores… Pero sin duda lo más duro para mí de darle el pecho a demanda fue el tiempo!! cada 30/45 min me pedía tomar, y eso me suponía mucho estrés ya que no podía hacer una vida »normal». A cada sitio al que iba tenía que ir con estrés y con prisas porque en cualquier momento me pedía y debía de estar ahí para ella. Eso fue sin duda una exclavitud a mi forma de verlo y llegó el punto en el acudí a mi matrona para valorar quitarle el pecho y darle formula. Pero tras varios consejos que me dio muy buenas y agradeceré siempre la matrona que tuve… En aquel momento, sentada en la silla de la consulta con mi bebé en brazos, tuve un punto de inflexión y decidí darme, darnos una última oportunidad. No sé, quizás adquirí una postura diferente y me lo tomé de una forma más relajada en vez de llevar conmigo tanta presión, y eso hizo que desde aquel momento ella y yo disfrutamos de lo maravilloso que es el momento de lactar. Ese vínculo tan infranqueable que se forma en esos momentos con nuestros amores, es lo más puro que he tenido y cuando me di cuenta de eso y me di cuenta que esta etapa pasará y que debía de aprovecharla y disfrutarla al máximo. Ahí empezó mi maravillosa experiencia con la maternidad. 
Fueron meses duros, mi postparto fue duro, y tengo un sabor agridulce de aquellas semanas, pero lo que sí sé es que jamás las cambiaría por nada. Aquel esfuerzo por seguir adelante con la lactancia, ahora digo que mereció la pena y estoy muy orgullosa de la decisión que tomé. Y es tan necesario pedir ayuda a profesionales, en algo tan importante…doy gracias de aquella charla con mi matrona, porque fue el resultado de que ahora mi niña esté feliz con su tetita y yo viéndola a ella disfrutar. 
María

Podéis encontrar a María en redes por @dina_la_galga_divina https://www.instagram.com/dina_la_galga_divina/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *